Nuestra historia

El Colegio la Salle de Ferrol comienza su singladura con el nombre de “Escuela de San José Obrero” con rumbo fijo y definido la formación integral de los hijos de los productores de los astilleros de la Bazán. Hablamos de singladura porque el primer centro, “Escuela obrera” nombre que le da el pueblo estaba situada en los astilleros de la Empresa Bazán, dentro de la muralla de los mismos.

Historia

El Colegio la Salle de Ferrol comienza su singladura con el nombre de “Escuela de San José Obrero” con rumbo fijo y definido la formación integral de los hijos de los productores de los astilleros de la Bazán. Hablamos de singladura porque el primer centro, “Escuela obrera” nombre que le da el pueblo estaba situada en los astilleros de la Empresa Bazán, dentro de la muralla de los mismos.

Juan Bautista de La Salle vivió en un mundo totalmente diferente del nuestro. Era el primogénito de una familia acomodada que vivió en Francia hace 300 años. Juan Bautista de La Salle nació en Reims, recibió la tonsura a la edad de 11 años y fue nombrado canónigo de la Catedral de Reims a los 16.

Cuando murieron sus padres tuvo que encargarse de la administración de los bienes de la familia. Pero, terminados sus estudios de teología, fue ordenado sacerdote el 9 de abril de 1678. Dos años más tarde, obtuvo el título de doctor en teología. En ese período de su vida, intentó comprometerse con un grupo de jóvenes rudos y poco instruídos, a fin de fundar escuelas para niños pobres.

Juan Bautista de La Salle vivió en un mundo totalmente diferente del nuestro. Era el primogénito de una familia acomodada que vivió en Francia hace 300 años. Juan Bautista de La Salle nació en Reims, recibió la tonsura a la edad de 11 años y fue nombrado canónigo de la Catedral de Reims a los 16.

Cuando murieron sus padres tuvo que encargarse de la administración de los bienes de la familia. Pero, terminados sus estudios de teología, fue ordenado sacerdote el 9 de abril de 1678. Dos años más tarde, obtuvo el título de doctor en teología. En ese período de su vida, intentó comprometerse con un grupo de jóvenes rudos y poco instruídos, a fin de fundar escuelas para niños pobres.

34069109443_091757860e_o.jpg
34054863653_c854cab4a9_o.jpg
34069117353_7d43374b74_o.jpg
34069109443_091757860e_o.jpg
34054863653_c854cab4a9_o.jpg
34069117353_7d43374b74_o.jpg

En aquella época, sólo algunas personas vivían con lujo, mientras la gran mayoría vivía en condiciones de extrema pobreza: los campesinos en las aldeas y los trabajadores miserables en las ciudades. Sólo un número reducido podía enviar a sus hijos a la escuela. La mayoría de los niños tenían pocas posibilidades de futuro. Conmovido por la situación de estos pobres que parecían «tan alejados de la salvación» en una u otra situación, tomó la decisión de poner todos sus talentos al servicio de esos niños, «a menudo abandonados a sí mismos y sin educación».

Para ser más eficaz, abandonó su casa familiar y se fue a vivir con los maestros, renunció a su canonjía y su fortuna y a continuación, organizó la comunidad que hoy llamamos Hermanos de las Escuelas Cristianas.

En aquella época, sólo algunas personas vivían con lujo, mientras la gran mayoría vivía en condiciones de extrema pobreza: los campesinos en las aldeas y los trabajadores miserables en las ciudades. Sólo un número reducido podía enviar a sus hijos a la escuela. La mayoría de los niños tenían pocas posibilidades de futuro. Conmovido por la situación de estos pobres que parecían «tan alejados de la salvación» en una u otra situación, tomó la decisión de poner todos sus talentos al servicio de esos niños, «a menudo abandonados a sí mismos y sin educación».

Para ser más eficaz, abandonó su casa familiar y se fue a vivir con los maestros, renunció a su canonjía y su fortuna y a continuación, organizó la comunidad que hoy llamamos Hermanos de las Escuelas Cristianas.

Su empresa se encontró con la oposición de las autoridades eclesiásticas que no deseaban la creación de una nueva forma de vida religiosa, una comunidad de laicos consagrados ocupándose de las escuelas «juntos y por asociación». Los estamentos educativos de aquel tiempo quedaron perturbados por sus métodos innovadores y su absoluto deseo de gratuidad para todos, totalmente indiferente al hecho de saber si los padres podían pagar o no.

A pesar de todo, De La Salle y sus Hermanos lograron con éxito crear una red de escuelas de calidad, caracterizada por el uso de la lengua vernácula, los grupos de alumnos reunidos por niveles y resultados, la formación religiosa basada en temas originales, preparada por maestros con una vocación religiosa y misionera a la vez y por la implicación de los padres en la educación. Además, de La Salle fue innovador al proponer programas para la formación de maestros seglares, cursos dominicales para jóvenes trabajadores y una de las primeras instituciones para la reinserción de «delincuentes».

Su empresa se encontró con la oposición de las autoridades eclesiásticas que no deseaban la creación de una nueva forma de vida religiosa, una comunidad de laicos consagrados ocupándose de las escuelas «juntos y por asociación». Los estamentos educativos de aquel tiempo quedaron perturbados por sus métodos innovadores y su absoluto deseo de gratuidad para todos, totalmente indiferente al hecho de saber si los padres podían pagar o no.

A pesar de todo, De La Salle y sus Hermanos lograron con éxito crear una red de escuelas de calidad, caracterizada por el uso de la lengua vernácula, los grupos de alumnos reunidos por niveles y resultados, la formación religiosa basada en temas originales, preparada por maestros con una vocación religiosa y misionera a la vez y por la implicación de los padres en la educación. Además, de La Salle fue innovador al proponer programas para la formación de maestros seglares, cursos dominicales para jóvenes trabajadores y una de las primeras instituciones para la reinserción de «delincuentes».

Extenuado por una vida cargada de austeridades y trabajos, falleció  en San Yon, cerca de Rouen, en 1719, sólo unas semanas antes de cumplir 68 años. Juan Bautista de La Salle fue el primero que organizó centros de formación de maestros, escuelas de aprendizaje para delincuentes, escuelas técnicas, escuelas secundarias de idiomas modernos, artes y ciencias. Su obra se extendió rapidísimamente en Francia, y después de su muerte, por todo el mundo.

En 1900, Juan Bautista de La Salle fue declarado Santo. En 1950, a causa de su vida y sus escritos inspirados, recibió el título de Santo Patrono de los que trabajan en el ámbito de la educación. Juan Bautista mostró cómo se debe enseñar y tratar a los jóvenes, cómo enfrentarse a las deficiencias y debilidades con compasión, cómo ayudar, curar y fortalecer. Hoy, las escuelas lasalianas existen en 79 países del mundo.

Extenuado por una vida cargada de austeridades y trabajos, falleció  en San Yon, cerca de Rouen, en 1719, sólo unas semanas antes de cumplir 68 años. Juan Bautista de La Salle fue el primero que organizó centros de formación de maestros, escuelas de aprendizaje para delincuentes, escuelas técnicas, escuelas secundarias de idiomas modernos, artes y ciencias. Su obra se extendió rapidísimamente en Francia, y después de su muerte, por todo el mundo.

En 1900, Juan Bautista de La Salle fue declarado Santo. En 1950, a causa de su vida y sus escritos inspirados, recibió el título de Santo Patrono de los que trabajan en el ámbito de la educación. Juan Bautista mostró cómo se debe enseñar y tratar a los jóvenes, cómo enfrentarse a las deficiencias y debilidades con compasión, cómo ayudar, curar y fortalecer. Hoy, las escuelas lasalianas existen en 79 países del mundo.

¿Por qué Indivisa Manent?

¿Por qué Indivisa Manent?

Vayamos, parte por parte, y con un poco de historia. En primer lugar los tres «cabrios» rotos son el escudo de armas de la familia paterna de San Juan Bautista de La Salle.

El primer rasgo histórico lo hallamos en Johan Salla. Caballero originario del Urgel (Pirineo catalán) que luchó con el rey Alfonso II, allá por el siglo X. Primero nos centramos en los cabrios. Un cabrio es una madera robusta que antiguamente se usaba como viga. En heráldica los cabrios son una de las piezas de ennoblecimiento más antiguas y consideradas en un blasón. Se concedía a los caballeros que habían conseguido tomar una plaza fuerte. Ahora bien, este caballero resultó herido en alguna batalla y por eso, desde entonces en el escudo encontramos los cabrios rotos.

Pero los cabrios de nuestro escudo están unidos por su parte superior. Y escrito en ambos lados del escudo encontramos la leyenda: «Indivisa manent» (permanecen unidos) A nosotros, lasalianos, nos recuerda que en nuestra vida nunca nos faltarán problemas, pero en estos momentos es importante mantener la unidad por encima de todo. Que sean la comprensión, la tolerancia y el amor cristiano la expresión de esa unidad.

El fondo raso azul nos habla del mar, del cielo. Símbolo de alegría, honestidad. Que como lasalianos también sepamos transmitirla en nuestro alrededor. Sobre el escudo encontramos una estrella, que no existía en el escudo original de la familia. Fue añadida posteriormente. La estrella es el signo de la fe. La estrella polar guía y orienta en la noche. La estrella guió a los magos al Portal. En nuestros momentos difíciles, recordemos que las estrellas están ahí, indicándonos el norte. Que las lágrimas no nos molesten para contemplarlas.

Y por último la palabra Salla o Salle. Una palabra que nos une a 6.500 Hermanos, 80.000 educadores y casi un millón de alumnos, por extendidos por los cinco continentes. El escudo también es universal, lo verás camisetas, gorras, llaveros, pins, de muchos amigos de La Salle como tú en todo el mundo. Un signo que nos une a todos ellos. En cualquier sitio donde estemos y donde nos podamos encontrar este escudo nos recordará la amistad compartida en nuestro colegio La Salle de Ferrol. Así, cuando lo veamos recordaremos todo lo que quiere expresar.

Vayamos, parte por parte, y con un poco de historia. En primer lugar los tres «cabrios» rotos son el escudo de armas de la familia paterna de San Juan Bautista de La Salle.

El primer rasgo histórico lo hallamos en Johan Salla. Caballero originario del Urgel (Pirineo catalán) que luchó con el rey Alfonso II, allá por el siglo X. Primero nos centramos en los cabrios. Un cabrio es una madera robusta que antiguamente se usaba como viga. En heráldica los cabrios son una de las piezas de ennoblecimiento más antiguas y consideradas en un blasón. Se concedía a los caballeros que habían conseguido tomar una plaza fuerte. Ahora bien, este caballero resultó herido en alguna batalla y por eso, desde entonces en el escudo encontramos los cabrios rotos.

Pero los cabrios de nuestro escudo están unidos por su parte superior. Y escrito en ambos lados del escudo encontramos la leyenda: «Indivisa manent» (permanecen unidos) A nosotros, lasalianos, nos recuerda que en nuestra vida nunca nos faltarán problemas, pero en estos momentos es importante mantener la unidad por encima de todo. Que sean la comprensión, la tolerancia y el amor cristiano la expresión de esa unidad.

El fondo raso azul nos habla del mar, del cielo. Símbolo de alegría, honestidad. Que como lasalianos también sepamos transmitirla en nuestro alrededor. Sobre el escudo encontramos una estrella, que no existía en el escudo original de la familia. Fue añadida posteriormente. La estrella es el signo de la fe. La estrella polar guía y orienta en la noche. La estrella guió a los magos al Portal. En nuestros momentos difíciles, recordemos que las estrellas están ahí, indicándonos el norte. Que las lágrimas no nos molesten para contemplarlas.

Y por último la palabra Salla o Salle. Una palabra que nos une a 6.500 Hermanos, 80.000 educadores y casi un millón de alumnos, por extendidos por los cinco continentes. El escudo también es universal, lo verás camisetas, gorras, llaveros, pins, de muchos amigos de La Salle como tú en todo el mundo. Un signo que nos une a todos ellos. En cualquier sitio donde estemos y donde nos podamos encontrar este escudo nos recordará la amistad compartida en nuestro colegio La Salle de Ferrol. Así, cuando lo veamos recordaremos todo lo que quiere expresar.

La Salle en Ferrol

El Colegio la Salle de Ferrol comienza su singladura con el nombre de “Escuela de San José Obrero” con rumbo fijo y definido la formación integral de los hijos de los productores de los astilleros de la Bazán. Hablamos de singladura porque el primer centro, “Escuela obrera” nombre que le da el pueblo estaba situada en los astilleros de la Empresa Bazán, dentro de la muralla de los mismos. En este lugar desarrollaría su labor hasta el año 1976. Forman la tripulación 8 maestros, de ellos cuatro son Hermanos de la Salle, incluyendo el director. Suelta amarras el 20 de enero de 1942, con 398 alumnos como navegantes, distribuidos en cuatro grados y ocho clases. La nueva escuela había sido solicitada y patrocinada por la Empresa Bazán para instruir y Con frecuencia se hace relación de visitas a la escuela de autoridades tanto civiles como marítimas y religiosas; llama la atención la unanimidad con que todas proclaman la seriedad, el trabajo la disciplina y las buenas formas de los alumnos ponen de manifiesto el buen hacer educativo del centro.

En el curso 1961-1962 se establecen 3 clases de preaprendices que preparan a los chicos para el trabajo inmediato en la Empresa. De los trabajos realizados por estas clases dan fe algunos que decoran el Colegio actual, la Giralda de Sevilla, Escudos de las provincias y otros. Estas clases se mantuvieran hasta el curso 1972-1973. No sólo se cuidó el trabajo intelectual de las clases: dentro y fuera de ellas se cultivó con esmero aspectos indispensables para el desarrollo pleno de la persona. Así en la breve historia de los 25 primeros años, con motivo de las Bodas de Plata el año 1967, se destaca: la educación religiosa con la catequesis, celebraciones, grupos de reflexión y personalización. La Educación deportiva y física cuyas manifestaciones más visibles eran los festivales gimnásticos con motivo de las fiestas patronales. La participación en competiciones deportivas, fruto de las mismas son los numerosos trofeos que aún hoy llenan las vitrinas. Fruto de la Educación artística y cultural fueron el coro de niños, el grupo de teatro y las representaciones teatrales.

El curso 1976 – 1977 marca un hecho histórico en el Colegio: se cambia de nave y de base. Se estrena un colegio nuevo que está situado en el nuevo barrio de Caranza, frente al mar y de los Astilleros de Astano, al otro lado de la ría. En adelante se llamará “Colegio la Salle”. La Institución La Salle, fiel a su misión de estar al lado de los trabajadores y trabajar en la educación de los mismos, construyó un colegio de una planta, de acuerdo con las corrientes pedagógicas de la época, la “enseñanza personalizada”, con amplios pasillos y lleno de luz. Se eligió el barrio de Caranza porque en él vivían numerosos obreros de los Astilleros, a quienes quiere servir. No son la únicas novedades, otra importante es que se independiza de la Bazán. A él pueden acudir todos los que lo deseen, no es exclusivo de los hijos de los productores de Bazán, como lo era antes y, además, se hace mixto, conviviendo niños y niñas.

La última novedad a nivel de estructuras fue la implantación, en abril de 2004, de la “Escola Infantil” en la que se atiende a niños de 0 a 2 años, que es mucho más que una guardería. En ella las educadoras, mediante programas adecuados, estimulan la sensibilidad y todas las capacidades propias de la edad. Aunque los cambios habidos en el Colegio han sido muchos, la meta y el rumbo del barco siempre ha sido el mismo: el desarrollo pleno de la persona en libertad, justicia, la paz y convivencia, solidaridad y trascendencia. Esta meta es la que le ha dado vida, ha motivado los cambios y sigue alentando su vida diaria.

La Salle en Ferrol

El Colegio la Salle de Ferrol comienza su singladura con el nombre de “Escuela de San José Obrero” con rumbo fijo y definido la formación integral de los hijos de los productores de los astilleros de la Bazán. Hablamos de singladura porque el primer centro, “Escuela obrera” nombre que le da el pueblo estaba situada en los astilleros de la Empresa Bazán, dentro de la muralla de los mismos. En este lugar desarrollaría su labor hasta el año 1976. Forman la tripulación 8 maestros, de ellos cuatro son Hermanos de la Salle, incluyendo el director. Suelta amarras el 20 de enero de 1942, con 398 alumnos como navegantes, distribuidos en cuatro grados y ocho clases. La nueva escuela había sido solicitada y patrocinada por la Empresa Bazán para instruir y Con frecuencia se hace relación de visitas a la escuela de autoridades tanto civiles como marítimas y religiosas; llama la atención la unanimidad con que todas proclaman la seriedad, el trabajo la disciplina y las buenas formas de los alumnos ponen de manifiesto el buen hacer educativo del centro.

En el curso 1961-1962 se establecen 3 clases de preaprendices que preparan a los chicos para el trabajo inmediato en la Empresa. De los trabajos realizados por estas clases dan fe algunos que decoran el Colegio actual, la Giralda de Sevilla, Escudos de las provincias y otros. Estas clases se mantuvieran hasta el curso 1972-1973. No sólo se cuidó el trabajo intelectual de las clases: dentro y fuera de ellas se cultivó con esmero aspectos indispensables para el desarrollo pleno de la persona. Así en la breve historia de los 25 primeros años, con motivo de las Bodas de Plata el año 1967, se destaca: la educación religiosa con la catequesis, celebraciones, grupos de reflexión y personalización. La Educación deportiva y física cuyas manifestaciones más visibles eran los festivales gimnásticos con motivo de las fiestas patronales. La participación en competiciones deportivas, fruto de las mismas son los numerosos trofeos que aún hoy llenan las vitrinas. Fruto de la Educación artística y cultural fueron el coro de niños, el grupo de teatro y las representaciones teatrales.

El curso 1976 – 1977 marca un hecho histórico en el Colegio: se cambia de nave y de base. Se estrena un colegio nuevo que está situado en el nuevo barrio de Caranza, frente al mar y de los Astilleros de Astano, al otro lado de la ría. En adelante se llamará “Colegio la Salle”. La Institución La Salle, fiel a su misión de estar al lado de los trabajadores y trabajar en la educación de los mismos, construyó un colegio de una planta, de acuerdo con las corrientes pedagógicas de la época, la “enseñanza personalizada”, con amplios pasillos y lleno de luz. Se eligió el barrio de Caranza porque en él vivían numerosos obreros de los Astilleros, a quienes quiere servir. No son la únicas novedades, otra importante es que se independiza de la Bazán. A él pueden acudir todos los que lo deseen, no es exclusivo de los hijos de los productores de Bazán, como lo era antes y, además, se hace mixto, conviviendo niños y niñas.

La última novedad a nivel de estructuras fue la implantación, en abril de 2004, de la “Escola Infantil” en la que se atiende a niños de 0 a 2 años, que es mucho más que una guardería. En ella las educadoras, mediante programas adecuados, estimulan la sensibilidad y todas las capacidades propias de la edad. Aunque los cambios habidos en el Colegio han sido muchos, la meta y el rumbo del barco siempre ha sido el mismo: el desarrollo pleno de la persona en libertad, justicia, la paz y convivencia, solidaridad y trascendencia. Esta meta es la que le ha dado vida, ha motivado los cambios y sigue alentando su vida diaria.

Logo_Vectorizado_La_Salle