Estás en casa

Durante el curso 2021-2022 vamos a profundizar en dos valores profundamente cristianos y que de diferentes formas, adaptándose siempre al momento cultural concreto, se han vivido en la historia lasaliana: LA ACOGIDA Y LA ACEPTACIÓN.

Estás en casa

Durante el curso 2021-2022 vamos a profundizar en dos valores profundamente cristianos y que de diferentes formas, adaptándose siempre al momento cultural concreto, se han vivido en la historia lasaliana: LA ACOGIDA Y LA ACEPTACIÓN.

No se trata de dos valores nuevos, han estado presentes en toda la historia de la humanidad, si bien las circunstancias actuales hacen que en este momento estén de actualidad. La razón no es otra que la gran diversidad que caracteriza nuestra sociedad. Diversidad en todos los aspectos que podamos imaginar, diversidad que hoy en día es vivida como riqueza, pero que al mismo tiempo supone un reto, pues hasta hace algunas décadas nuestra sociedad era más bien monocromática y lo diferente o diverso era visto normalmente como una amenaza para el sistema.

La diversidad en todos los planos de nuestra vida ha puesta de manifiesto la necesidad de trabajar y profundizar en las actitudes de acogida y aceptación de aquel que percibimos como “diferente”. Si hasta hace poco la diferencia era vista casi como una provocación, hoy la diferencia se ve como la “normalidad”, pues todos, de alguna manera, somos diferentes.

Sólo desde la acogida y aceptación del otro podemos construir la nueva civilización del amor, por eso es importante que en nuestras obras dediquemos tiempo, esfuerzo…a profundizar en ellas como actitudes fundamentales del ciudadano del siglo XXI.

No se trata de dos valores nuevos, han estado presentes en toda la historia de la humanidad, si bien las circunstancias actuales hacen que en este momento estén de actualidad. La razón no es otra que la gran diversidad que caracteriza nuestra sociedad. Diversidad en todos los aspectos que podamos imaginar, diversidad que hoy en día es vivida como riqueza, pero que al mismo tiempo supone un reto, pues hasta hace algunas décadas nuestra sociedad era más bien monocromática y lo diferente o diverso era visto normalmente como una amenaza para el sistema.

La diversidad en todos los planos de nuestra vida ha puesta de manifiesto la necesidad de trabajar y profundizar en las actitudes de acogida y aceptación de aquel que percibimos como “diferente”. Si hasta hace poco la diferencia era vista casi como una provocación, hoy la diferencia se ve como la “normalidad”, pues todos, de alguna manera, somos diferentes.

Solo desde la acogida y aceptación del otro podemos construir la nueva civilización del amor, por eso es importante que en nuestras obras dediquemos tiempo, esfuerzo…a profundizar en ellas como actitudes fundamentales del ciudadano del siglo XXI.

Podemos decir que la acogida del extranjero y la aceptación del diferente forman parte de la tradición lasaliana, naturalmente estos conceptos se han ido adaptando a la realidad de cada época histórica.

En el momento actual “La Salle” opta de manera clara por la acogida y la aceptación de todas aquellas personas que conforman lo que se ha dado en llamar la diversidad y cada uno de sus manifestaciones.. En el “Carácter Propio de los Centros La Salle” son muchas las referencias explícitas o implícitas a esta realidad y las respuestas que desde nuestra red de obras le intentamos dar

Podemos decir que la acogida del extranjero y la aceptación del diferente forman parte de la tradición lasaliana, naturalmente estos conceptos se han ido adaptando a la realidad de cada época histórica.

En el momento actual “La Salle” opta de manera clara por la acogida y la aceptación de todas aquellas personas que conforman lo que se ha dado en llamar la diversidad y cada uno de sus manifestaciones.. En el “Carácter Propio de los Centros La Salle” son muchas las referencias explícitas o implícitas a esta realidad y las respuestas que desde nuestra red de obras le intentamos dar.

Logo_Vectorizado_La_Salle